Archive for abril, 2010


Florencia

La grandiosa, maravillosa y artística Florencia. Mucho habría que contar de ella, con sus fenomenales monumentos y sus calles siempre llenas de gente y de turistas que aprecian la ciudad como lo verdaderamente característico de ella: su arte y monumentos. En este blog me centraré en lo más importante de esta magnífica ciudad.

Dentro de los monumentos más destacados podemos ver: “El Duomo” es el más conocido e importante de esta ciudad, “El Campanile” que ofrece unas vistas maravillosas de la ciudad, “El Baptisterio” (dedicado al dios Marte), “El ponte vecchio” de gran importancia en Venecia, “La capilla de los Medici”, y el “David de Miguel Ángel”como los más famosos; despúes existen gran cantidad de museos más.

Algo completamente innovador en Florencia es el recorrer su ciudad en un transporte llamado “Segway”: se trata de un vehículo de dos ruedas que se conduce de pie y que permite descubrir los rincones de esta ciudad sin cansarse demasiado. Durante el recorrido por la ciudad un guía acompaña a la persona y va realizando diversos comentarios sobre los artistas del Renacimiento, de la historia de la familia Medici; además el recorrido resulta bastante agradable gracias a la compañía de los guías que hablan varios idiomas y cuentan anécdotas de la interesante vida florentina. La empresa pone a disposición de los clientes las llamadas “autoguías” para que el recorrido les resulte más ameno. La duración es de 3 horas y media y además proporcionan a los interesados un curso de capacitación de 30 minutos para que se sientan seguros de realizar el recorrido. Esto es algo muy interesante que sirve para conocer la ciudad, además de disfrutar de una nueva experiencia.

En mi opinión, cualquier persona que visite Italia debería realizar un esfuerzo y trasladarse a esta ciudad ya que es digna de conocer por mucha gente, sobre todo por los amantes del arte.

Anuncios

Pompeya es una de las ciudades que se puede encuadrar dentro de las más maravillosas del mundo. Esta magnífica ciudad, conocida como  “ciudad fantasma” se encuentra en el este de Italia y esconde una gran historia. Pompeya era una ciudad con una gran relevancia en Italia, hasta que en el año 79 d.c el volcán Vesubio la arrasó y junto a ella  a todos sus habitantes provocando una gran tragedia. Hoy en día quedan restos de la ciudad, pero no solamente en su arquitectura sino en todo lo que había en el interior de las casas o en las tiendas ofreciendo “un cuadro de la vida cotidiana fascinante”. Un ejemplo de esto son las inscripciones de la propaganda que se encuentran en los muros de las casas, o los rótulos situados en las puertas de las tiendas que indican la actividad desarrolada en cada una.

Pompeya es una ciudad con una gran importancia arqueológica y turística. Esta ciudad es turística en su totalidad, ya que todo lo que posee es digno de ver: las ruinas de sus casas, tiendas, etc..es lo más importante. Pero además hay otras cosas como pueden ser: “La villa de los Misterios”, que es un edificio suburbano situado en las proximidades de la “Puerta del Herculano” y conserva de manera espectacular las puertas y los frescos de aquella época; también es  de destacar los restos de sus habitantes, ya que los últimos habitantes de Pompeya se quedaron y no huyeron, por lo que hoy se pueden apreciar muy bien con gestos de sufrimiento y dolor que nos resultan estremecedores.

Para todo aquel al que le guste la historia y la arqueología, Pompeya es su destino.

Gastronomía de Italia

La gastronomía italiana es una de las más ricas y variadas del mundo. Se encuentra dentro de las llamadas “Comidas mediterráneas” y es muy imitada en el mundo. Cuando yo llegué a Italia quedé asombrada de lo rica que es su comida. Ya me llamaba la atención sus pizzas y su pasta por los conocidas que eran y por los restaurantes italianos que había alrededor de donde yo vivía, pero nunca había probado la verdadera comida en el propio país. Fue una sensación maravillosa, para mi gusto la gastronomía italiana es una de las mejores del mundo.

Dentro de la gastronomía italiana destacan la pizza y la pasta, pero hay infinidad de platos más como arroces, sopas o incluso carnes y pescados. Los fiambres como el “zampone” (pie de cerdo relleno de carne), la mortadela o el prosciutto di Parma (jamón crudo italiano) son los más conocidos. Dentro de los postres destacan los helados,  el tiramisú, elaborado con uno de los quesos típicos italianos el “Mascarpone”, el “zabaglione”, postre a base de huevo, marsala, azúcar y naranja.

Para todas las personas que aprecien la gastronomía les recomiendo los museos gastronómicos de este país, algunos ejemplos son: “El museo de la uva y el vino” en Florencia, “el museo del Grappa”(aguardiente) en Venecia, “el museo del olivo”, “el museo de la pasta”, etc…

Los mejores sitios para comer en Italia varían mucho dependiendo de las ciudades, pero los pequeños restaurantes familiares suelen ser bastante económicos y de buena calidad. Otra opción son los establecimientos de comida rápida, pero eso ya depende de lo que a cada uno le guste. Hay que tener en cuenta que lo más caro se encuentra alrededor de monumentos o lugares importantes.

Como todos sabréis, Roma es la capital de Italia y una de las ciudades más maravillosas de Europa desde mi punto de vista. Es una ciudad muy rica culturalmente y que tiene una gran historia. Pero ahora os propongo algo nuevo, fuera de lo que soléis conocer de la ciudad: Una ruta medieval.

Siguiendo el camino que hacían las procesiones papales desde S. Juan de Letrán hasta el Vaticano, recorreríamos las calles principales de la zona urbana a partir del s. XI. Un recorrido que en muchas partes conserva las características  de la época con sus calles estrechas y tortuosas, con grandes zonas de la antigua ciudad reducidas a campos y zonas despobladas, sus torres defensivas…Hay que saber que del millón  de habitantes del s. II se pasa a unos 15.000 en esa época.

La ruta comenzaría en S. Juan de Letrán, donde se baja por la antigua Via Maior (actualmente via di S. Giovanni in Laterano), y ahí se realizaría una visita a la basílica de S. Clemente. Dejando a un lado el Colosseo se va hacia Largo Corrado Ricci y via Tor de’ Conti con la subida que, pasando tras el muro que separa del foro de Augusto, va hacia el palacio del Marqués del Grillo. Luego se entraría en la parte más densamente poblada en la época bajando hacia piazza Dodici Apostoli y luego en dirección al Pantheon (Piazza Capranica) y via dei Coronari para concluir el recorrido en el Ponte dell’Angelo.

Aquí tenéis una foto de San Juan de Letrán

Venecia

Venecia es una ciudad única en el mundo que todos quieren visitar. Un lugar que, cada vez que vuelvan, conseguirá sorprenderles por las emociones y los encantos que posee.  Es un destino turístico durante todo el año, y en verano llega a abarrotarse. Los vuelos a Venecia normalmente se realizan desde otras ciudades de Italia como Roma, aunque siempre dependiendo del lugar de residencia. Esta ciudad,  al igual que París, es idolatrada como “La ciudad de los enamorados”: el clásico paseo en Góndola, sus calles entre islas y puentes, el palacio de San Marcos y el palacio Ducal hacen de esta ciudad el sueño de cualquier turista que viaje en pareja.

Si en sus planes está el de viajar a Venecia les daré algunos consejos:

– Para comer bien en Venecia hay que tener cuidado porque muy a menudo los precios son altos, y no por la calidad de la comida, sino porque puede tratarse de un restaurante de lujo en el centro de la ciudad. Hay que tener en cuenta que los restaurantes son más caros que una “osteria” o una “trattoria”, que son como mesones o tabernas, mientras que un “bacaro” es un tipo de bar donde se preparan tapas para el aperitivo y algunos platos más consistentes, que se pueden comer en la barra. Para evitar las sorpresas desagradables a la hora de pagar, es de consideración que la relación calidad precio mejora si nos vamos alejando de la Plaza de San Marcos. También es importante destacar que sentarse en una mesa resulta más caro que estar en la barra.

– Con respecto a donde poder dormir, Venecia cuenta con más de 200 hoteles y pensiones, que a menudo se encuentran en palacios antiguos y elegantes. Aun así, conviene reservar con dos o tres meses de antelación, sobre todo en los periodos más turísticos, que son el verano, semana santa y carnavales.  Dormir en Venecia es caro. Si se quiere ahorrar en el precio del hotel, es mejor dormir en Padua o en Verona y moverse en tren. Si no, es posible dormir en Mestre o en otras localidades de la laguna, como Jesolo o Cavallino, a una media hora en barca de Venecia.

Espero que estos consejos les sirvan de algo y decirles que si tienen la oportunidad de venir a esta ciudad que no la desaprovechen, porque se trata de un lugar espectacular.