Italia, como la mayoría de los países también vive del turismo de nieve. En invierno nieva en muchos sitios de este país, y gracias a ello se forman las estaciones de esquí que atraen a los turistas. Los lugares de Italia que destacan por su turismo de nieve son: Aosta, Lombardía, Piemonte y Trentino. En esta entrada me voy a centrar en Lombardía: región turística del norte de Italia y una de las que forman los Alpes italianos.

Lombardía se considera uno de los motores de la economía italiana y una de las zonas más ricas de Europa; aparte de ser una de las regiones turísticas de Italia. En invierno todo gira en torno a la oferta deportiva de los centros de esquí en los Dolomitas. Las montañas se vuelven blancas y los deportes alpinos adquieren una importancia que no decae hasta la primavera y la llegada del calor.

Es de importancia destacar que la nieve de Lombardía es una de las mejores del mundo. Esta región es la portadora de la mejor lluvia helada, por tanto tiene las mejores pistas de esquí, lo cual resulta un lugar ideal para pasar las vacaciones de invierno. Todo esto viene dado por un motivo de la geografía que  la diferencia del resto. Lombardía se divide en tres zonas: una cima montañosa, al norte; una zona de colinas, y una zona llana al sur.

Lombardía dispone de 31 estaciones de esquí entre las que destacan: Aprica, Bormio, Livigno, Santa Caterina Valfurva, Valchiavenna y Valdidentro.

Además, es una región íntegramente preparada para recibir a los turistas de invierno. Su oferta incluye apartamentos, refugios para esquiadores y forfaits en cada una de sus pistas. Quienes eligen esta ciudad para practicar esquí nombran, entre sus cualidades, las montañas solitarias, los extensos prados y el territorio de bosques.

Anuncios